Preguntas y respuestas de Mayo Clinic: ¿Es beneficiosa una dieta libre de lectinas? |

0
12

ESTIMADA MAYO CLINIC: Un amigo mío sigue hablando muy bien de los beneficios para la salud de una dieta en la que las personas eliminan las lectinas. Ella dice que la ayudó a perder peso y redujo el dolor de la artritis. ¿Qué son las lectinas? ¿Puede una dieta libre de lectinas curar enfermedades autoinmunes y prevenir otros problemas de salud?

RESPUESTA: Las lectinas son proteínas naturales que se encuentran en todos los alimentos, pero están más concentradas en ciertas plantas. Las lectinas cumplen una función protectora para las plantas a medida que crecen. No tienen valor nutricional cuando se consumen en los alimentos.

Los alimentos que contienen altas cantidades de lectinas incluyen legumbres, como frijoles, lentejas, guisantes y maní, así como tomates, papas, berenjenas, ciertas frutas, trigo y otros granos.

Si bien su dieta puede influir en la forma en que se siente, especialmente si tiene una afección crónica, es importante ser consciente de cómo las dietas eliminadas pueden afectar negativamente al cuerpo. Esto es particularmente importante si ya está siguiendo una dieta restrictiva.

Los cereales y las legumbres son una fuente inagotable de nutrientes. Son ricas en vitamina B, hierro y fibra. Estos nutrientes pueden ser difíciles de obtener si, por ejemplo, no tiene gluten.

A pesar de muchas afirmaciones, ninguna evidencia científica muestra que la eliminación de las lectinas dietéticas curará cualquier trastorno o condición médica, incluidas las enfermedades autoinmunes. Su amiga puede atribuir su éxito en la pérdida de peso y una mejor salud a su dieta, pero me preguntaría si también eliminó otras cosas que pueden haber estado contribuyendo, como limitar el azúcar, los alimentos procesados ​​y el exceso de sal.

Algunas investigaciones parecen indicar que ingerir grandes cantidades de lectinas crudas podría afectar negativamente la salud. Pero la cantidad que necesitaría consumir diariamente para llegar a ese nivel es mucho más alta de lo que incluiría una dieta típica. Y otros estudios han demostrado que las lectinas se descomponen cuando se procesan o cocinan, por lo que el riesgo de efectos adversos para la salud derivados de alimentos ricos en lectinas que no están crudos no es motivo de preocupación.

Además, la mayoría de los alimentos que contienen lectinas se recomiendan como parte de una dieta sana y equilibrada. Una gran cantidad de evidencia científica respalda claramente los beneficios de una dieta rica en frutas, verduras, granos integrales, nueces y semillas.

Los beneficios para la salud que recibe al incluir esos alimentos en su dieta superan cualquier beneficio percibido al evitar los alimentos con lectinas. Con eso en mente, una dieta que evite las lectinas no es una de las más recomendadas por los dietistas.

Si tiene un problema médico que desencadena síntomas que parecen estar relacionados con los alimentos que come, hable con su proveedor de atención primaria acerca de tener una consulta con un dietista. Del mismo modo, si simplemente está comiendo una dieta que incluye una variedad de alimentos y tiene síntomas que lo hacen sentir mal, a menudo puede ser difícil identificar la fuente específica del problema por su cuenta. Podría ser una alergia alimentaria o una intolerancia alimentaria, o puede que no esté relacionado con su dieta en absoluto.

Por lo tanto, es importante hablar con su profesional de la salud para revisar y resolver la causa de sus síntomas. Algunos centros médicos cuentan con dietistas especializados en problemas gastrointestinales, y esos profesionales pueden ayudar en estos casos. Tómese el tiempo para hablar con un profesional de la salud que pueda revisar su dieta y ofrecer sugerencias para modificarla de una manera que pueda aliviar sus síntomas.

Un dietista puede recomendar, por ejemplo, una dieta de eliminación a corto plazo, excluyendo ciertas categorías de alimentos que tienden a causar reacciones alérgicas con mayor frecuencia. Una vez que esos alimentos se han eliminado de una dieta, se pueden reintroducir cuidadosamente para identificar las posibles causas de los síntomas relacionados con los alimentos. Con base en esa u otras evaluaciones, un dietista puede hacer recomendaciones que se ajusten a la situación.

En lugar de utilizar un enfoque generalizado y tratar de aplicarlo a todos, como evitar todos los alimentos con lectinas, una dieta estructurada y supervisada por un dietista y basada en evidencia científica se puede personalizar para adaptarse a las sensibilidades de una persona. Ese tipo de enfoque sistemático generalmente produce mejores resultados a largo plazo que simplemente evitar un determinado tipo de alimento o ingrediente alimentario y esperar sentirse mejor. — Katherine Zeratsky, RDN, Endocrinología/Nutrición, Mayo Clinic, Rochester, Minnesota

.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here