La UAB diseñará un biosensor para estratificar la gravedad de la fiebre en niños

0
3

Investigadores del grupo de Biosensores y Bioanálisis del IBB, liderados por María Isabel Pividori, trabajarán en el desarrollo y validación de una herramienta para medir de forma rápida y sencilla biomarcadores de inicio de fiebre en la infancia, con el objetivo de aumentar la supervivencia de los niños global. La investigación se llevará a cabo en el marco del proyecto europeo recientemente lanzado EChiLiBRiST.

EChiLiBRiST – Enhancing Children’s Lives with Biomarkers for Risk Stratification and Triage, es un consorcio de 13 instituciones de Europa, Reino Unido, África y Canadá, entre las que se encuentra el Institut de Biotechnology i de Biomedicina (IBB) de la UAB. Se convoca a desarrollar y validar clínicamente una prueba cuantitativa en el punto de atención para la medición de biomarcadores de gravedad para mejorar la estratificación de riesgo de los síndromes febriles y así mejorar la supervivencia infantil. Este proyecto de 5 años está financiado por el programa de investigación e innovación Horizon Europe de la Unión Europea y coordinado por Quique Bassat en ISGlobal.

El proyecto consta de dos flujos de trabajo distintos pero complementarios: 1) Diseño y validación del dispositivo y establecimiento de las vías regulatorias y de explotación; 2) Ensayos clínicos y subestudios en 3 países africanos para evaluar el impacto de la introducción del dispositivo con fines de estratificación del riesgo, mejorar los resultados, guiar el manejo y ahorrar costos.

Maria Isabel Pividori, profesora del Departamento de Química de la UAB e investigadora del IBB, liderará, con un presupuesto de 350.000 euros, el paquete de trabajo de desarrollo técnico e ingeniería del prototipo de laboratorio, su validación analítica y clínica, y el posterior desarrollo en un prototipo funcional para su posterior producción y uso en ensayos clínicos.

“La tecnología detrás del dispositivo se basa en partículas magnéticas para la preconcentración de los biomarcadores para mejorar la sensibilidad, una característica obligatoria de una herramienta de estratificación de riesgo de este tipo. El dispositivo también será fácil de usar y funcionará con baterías, lo que permitirá su implementación en el point of care” para lograr decisiones clínicas rápidas, explica Pividori.

Pividori es profesora del Departamento de Química y también lidera el grupo de investigación de Biosensores y Bioanálisis del IBB. Su investigación se centra especialmente en el diseño de pruebas de diagnóstico rápido y bioinstrumentación. Su experiencia está relacionada con las mejoras en términos de biorreconocimiento, así como la simplificación de los procedimientos de biodetección, la integración de nanomateriales y la mejora de la señal analítica.

La investigadora y su equipo también colaborarán con BioEclosion, una spin-off de base tecnológica de la UAB confundida con Pividori, y el centro tecnológico Eurecat.

Mil millones de episodios de fiebre en todo el mundo

La fiebre es una señal cardinal de enfermedades infecciosas y cada año se registran más de mil millones de episodios en todo el mundo. En promedio, un niño menor de 5 años en el África subsahariana (SSA) experimenta hasta 6 episodios de fiebre al año. Aunque la mayoría de los episodios son leves y autolimitados, algunos pueden progresar hasta convertirse en una enfermedad potencialmente mortal. En SSA, el 50% de las muertes relacionadas con la fiebre entre los niños ocurren a nivel comunitario, sin acceso a atención médica formal.

“La fiebre es un excelente sistema de advertencia para los médicos, pero a menudo es un desafío diferenciar las fiebres causadas por infecciones potencialmente mortales de las causadas por condiciones autolimitadas y benignas. Con el proyecto EChiLiBRiST, nuestro objetivo es medir biomarcadores de incisión al lado de la cama del paciente, con la esperanza de transformar el manejo de la fiebre a nivel mundial. Con un enfoque más específico en aquellos que realmente requieren una priorización, podemos reducir la muerte, la discapacidad y los costos de atención médica”, explica Quique Bassat, Investigador Principal del proyecto.

Más allá del rigor clínico y tecnológico del diseño del estudio, hay otros aspectos notables, incluido su enfoque interdisciplinario para garantizar que el nuevo producto sea compatible para su uso en entornos de bajos ingresos, y que los datos generados puedan ser útiles para modelar y predecir el impacto y ahorro de costes en diferentes escenarios. Además, el proyecto también se ha comprometido a formar a 3 graduados africanos de los países participantes (Mozambique, Etiopía y Gabón) con diferentes antecedentes disciplinarios para obtener un doctorado.

“Construir un camino común desde el diagnóstico hasta el tratamiento es de suma importancia, especialmente en el contexto africano con acceso irregular a los servicios de salud”, dice Bàrbara Baro, Coordinadora Científica del proyecto. “EChiLiBRiST tiene el potencial de revertir las tendencias de mortalidad infantil por enfermedades comúnmente tratadas en países de bajos ingresos”.

Otras instituciones que participan en el proyecto son Eberhard Karls Universitaet Tuebingen, Fundaçao Manhica, Centre de Recherches Medicales de Lambaréné, Asphalion y Ospedale Pediatrico Bambino Gesu.

Comunicado Público /UAB. Este material de la organización/autor(es) de origen puede ser de naturaleza puntual, editado para mayor claridad, estilo y extensión. Los puntos de vista y las opiniones expresadas son las del autor (es). Ver en su totalidad aquí.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here