La agresividad del polen está determinada por su lugar de origen y por el medio ambiente — ScienceDaily

0
19

Las diferentes regiones geográficas y climáticas de las que procede el polen de ambrosía, así como el grado de contaminación ambiental, pueden influir en el inicio de reacciones alérgicas como la fiebre del heno y el asma. El polen de las plantas en diferentes áreas exhibe diferentes niveles de agresividad. Esta es la conclusión a la que llegó un equipo de estudio interuniversitario dirigido por MedUni Viena y en el que participaron la Universidad de Viena y la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias Aplicadas de la Vida. El estudio fue publicado recientemente en la revista Fronteras en Alergia.

El equipo de investigación desarrolló un modelo de alergia en el que los ratones inhalaron polen de plantas de ambrosía (Ambrosia artemisiifolia) recogidos en diferentes lugares geográficos. Descubrieron que incluso una pequeña cantidad de polen (un total de 180 granos de polen) es suficiente para producir una reacción alérgica, mucho menos que las altas concentraciones de polen que se encuentran en el aire durante el período de floración estacional. Como resultado del cambio climático, la temporada de floración en Europa se está alargando y la planta puede extenderse a zonas más septentrionales. Además, el origen regional del polen determina la gravedad de la reacción alérgica que produce. La investigadora principal y coordinadora del proyecto “Atopica”, Michelle Epstein de MedUni Viena, explicó: “Nuestro estudio muestra que el polen de distintos ambientes puede diferir en su agresividad. Entonces, no solo la concentración del polen en el aire sino también los cambios intrínsecos. (desde dentro) relacionado con el medio ambiente podría alterar la capacidad del polen para sensibilizar y causar síntomas alérgicos más graves”.

Wolfram Weckwerth, profesor del Departamento de Ecología Funcional y Evolutiva de la Universidad de Viena y uno de los autores, dijo: “Ahora sabemos que los factores ambientales cambian la agresividad del polen. Los próximos pasos son una mayor caracterización del polen, especialmente en el nivel molecular, para identificar sin ambigüedades la mezcla de componentes alergénicos”. Anke Bellaire, colaboradora del Departamento de Botánica Estructural y Funcional del Departamento de Botánica y Biodiversidad de la Universidad de Viena, y también una de las autoras, agregó: “Después de estos emocionantes resultados, planeamos continuar con el análisis subcelular ultraestructural del polen de ambrosía”. para más carácter”.

Gerhard Karrer, profesor de botánica en la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias Aplicadas de la Vida, que formó parte del equipo que recolectó el polen en Austria, dijo: “El control de la ambrosía es un problema importante de salud pública y una estrategia de adaptación para mitigar y gestionar los impactos del cambio climático”.

Según los investigadores, existe una alta probabilidad de que el cambio climático y otros factores ambientales también afecten a otras plantas productoras de polen. Este modelo de investigación aplicada ahora proporciona una estrategia para futuros estudios que investiguen los impactos del cambio climático en la alergia al polen.

33 millones de europeos sufren alergia a la ambrosía

Ambrosía (Ambrosia artemisiifolia) es una planta altamente alergénica cuyo polen causa fiebre del heno en personas sensibilizadas y puede provocar asma. Actualmente, más de 33 millones de europeos sufren alergia a la ambrosía y los investigadores predicen un aumento a 77 millones de casos para 2060 como resultado del cambio climático. La carga económica anual del asma alérgica en la UE ya se estima en 151 000 millones de euros. La ambrosía es una planta invasora que se está extendiendo con especial rapidez en Europa en el valle francés del Ródano, en el norte de Italia, Hungría y Croacia. La temporada comienza en agosto y se extiende durante todo el otoño. Sin embargo, con el calentamiento global, la temporada se está alargando y las temperaturas más cálidas alentarán a las plantas de ambrosía a crecer en áreas más al norte y en altitudes más altas. Una sola planta puede producir alrededor de mil millones de granos de polen por temporada, y estos pueden viajar más de mil kilómetros en el viento.

Se espera que los resultados de este estudio, obtenidos como parte del Séptimo Programa Marco de la Unión Europea, Atopica (Enfermedades atópicas en el cambio climático, el uso de la tierra y la calidad del aire, Acuerdo de Subvención No. 282687), allanarán el camino para alertas y regulaciones de ambrosía dirigidas en la prevención de alergias.

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por Universidad de Medicina de Viena. Nota: el contenido se puede editar por estilo y longitud.

.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here