Historia de Christian escapando del agarre del juego después de creer en Dios

0
18

Como millennial nacido en la provincia central china de Hubei, un creyente de apellido Chen solía beber y jugar a juegos y cartas con amigos después del trabajo todos los días. Al recordar su viaje de fe de nueve años que comenzó en 2013, Chen estaba agradecido por haber sido elegido por Dios, quien lo ayudó a encontrar valor y significado en la vida y construir una familia maravillosa.

Como operador de excavadoras, descansaba en los días de lluvia cuando podía pasar un día entero en el cibercafé. Los días de semana, después de salir del trabajo a las seis o siete de la mañana, él y sus amigos también jugaban en un cibercafé hasta la madrugada. “En ese momento, parecía que nada me interesaba excepto los juegos”, dijo.

En 2013, se enamoró de una chica, lo que no le impidió jugar. Además, solía ir a jugar a las cartas, beber y cantar canciones en el bar de karaoke con sus amigos.

Aunque su novia cristiana lo llevó a la iglesia antes de casarse, Chen, un ateo que al principio no estaba interesado en la fe, simplemente vino a adorar a Dios para complacerla. Después de reunirse, descubrió que había una diferencia entre los incrédulos y los adoradores que estaban llenos de amor.

Un año después de que se enamoraron, quisieron contraer matrimonio, a lo que se opuso la familia de su novia. Chen dijo que su madre era una persona de fuerte opinión que se oponía a sus relaciones románticas. Debido a la presión, su esposa se fue a trabajar a otra ciudad, mientras que Chen estaba en su ciudad natal.

Durante el año de la separación, Chen creció en la fe, buscando a Dios por su propia iniciativa para evitar que lo instaran a asistir a los servicios. Aunque oraron juntos por el matrimonio en diferentes lugares, Chen pensó que su suegra nunca estaría de acuerdo con su matrimonio y le pidió que robara su libro de residencia de su casa.

Desarrollaron su fe en Dios en dos lugares separados. Después de un año de oración, la madre de su esposa estuvo de acuerdo con ellos en casarse, lo que convenció a Chen de que Dios realmente existe, por lo que lo buscó con más fervor.

“Cuando tu tiempo esté ocupado en reuniones, ya no pensarás en jugar juegos”. Chen dijo que ir a las reuniones fue su primer paso para romper con su estilo de vida anterior, ya que lo ayudó a salir de la mala situación. Rechazó las invitaciones de sus amigos debido a que asistía a los servicios y, después de algunas veces, sus amigos dejaron de invitarlo a jugar o beber vino.

“Para deshacerse de un mal pasatiempo, debe fomentar un nuevo pasatiempo”, dijo Chen, esta fue la clave para escapar del mundo del juego. Al darse cuenta de que estaba muy interesado en el durante su participación a largo plazo en la iglesia, Chen se inscribió en la clase de guitarra con el apoyo de su esposa, practicando la guitarra en su tiempo libre. Después de un tiempo, Chen se unió al equipo de adoración de la iglesia. Desde entonces, Chen se ha desconectado por completo de los juegos.

Ahora no solo ha dejado de jugar, sino que también ha abandonado su hábito de jugar a las cartas y beber.

Sus amigos dieron testimonio de su fe, diciendo que su familia era armoniosa, lo que rara vez se veía en otras familias cercanas.

Como habían tomado el curso de consejería prematrimonial antes del matrimonio, él y su esposa mantuvieron el culto familiar diario con el hábito de alabar, orar, leer y estudiar la Biblia. Su hija mayor puede terminar un capítulo de la Biblia todos los días.

– Traducido por Abigail Wu

看这位弟兄如何摆脱游戏的辖制

Historia de Christian escapando del agarre del juego después de creer en Dios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here